Una Breve Historia de Juegos de Azar o Apuestas en los Estados Unidos

Updated: 12 hours ago

Escrito por Marissa Thompson, Asosiada del Proyecto en CCPRD



El juego ha sido una fuente de entretenimiento, ingresos y una tradición en muchas culturas durante milenios. Los dados de seis lados que datan del 3000 AC han sido vinculados a la antigua Mesopotamia y las cartas de juego originarias de China han sido fechadas del siglo IX AC. Uno podría escoger cualquier año en la historia escrita y está casi garantizado que la gente se reunía para jugar (Cormack, 2018). Hoy en día, el juego es una industria de 400 mil millones de dólares, y aquellos que luchan con la adicción al juego son a menudo estigmatizados. Entender la historia estadounidense puede ser una herramienta útil para ver por qué. Echemos un vistazo a algunos acontecimientos históricos notables relacionados con los juegos de azar/ o de apuestas en los Estados Unidos para ver sus raíces y entender cómo dan forma a las perspectivas públicas hoy en día.


Los Estados Unidos en particular tiene una historia histórica con los juegos de azar, con una cantidad igualmente larga de tiempo dedicado a suprimir la actividad, así como a prohibirla. Tradicionalmente, algunas comunidades indigina en los Estados Unidos practicaban "juegos de manos", sorprendiendo a los colonos que estaban familiarizados con otras formas de juego en Europa y las colonias americanas. En muchas comunidades nativas, el juego era una forma de comercio y una práctica cultural basada en el intercambio de recursos. Para los nativos, el juego era más sobre la experiencia que el resultado del juego (Encyclopedia.com, 2020).


En el comienzo de la nación en 1774, el Congreso Continental de las colonias America del Norte denunció el juego, instando a los colonos a “...desaconsejar y desalentar toda especie de extravagancia y disipación, especialmente todas las carreras de caballos, y todo tipo de juegos, peleas de gallos, y otras diversiones y entretenimientos costosos” (Encyclopedia.com, 2020).


Poco después, los juegos de mesa como la ruleta fueron llevados a las Américas por colonos franceses, haciendo un impacto duradero en la cultura del juego. Los barcos de Mississippi se convirtieron en el lugar de entrada para los agricultores y empresarios ricos en el siglo 19 (Encyclopedia.com, 2020). Esta nueva industria en auge basada en apuestas deportivas y juegos de mesa no se presentó sin controversia.


En el siglo XIX, los líderes cristianos evangélicos condenaron el juego, considerando que la actividad era un pecado y peligrosa para la sociedad. En ese momento, la religión era una poderosa herramienta para la influencia social y política. Muchas iglesias advirtieron contra participar en el juego, ya que promovía uno de los pecados capitales, la codicia. Durante este tiempo, las salas de casino también eran conocidos por sus actitudes laissez-faire hacia la prostitución y el consumo de alcohol, haciéndolos un blanco fácil para los líderes religiosos y gubernamentales. Esta reputación siguió a los salones de juego y casinos a lo largo de la expansión estadounidense, lo que llevó a muchos a creer que el juego era para los pecadores.


Más tarde, los juegos de azar en la década de 1920 se hicieron ilegales junto con la prohibición del alcohol, lo que llevó al aumento de las ganancias de grupos de mafiosos y pandilleros. No fue hasta la década de 1970 que el juego se expandió en los Estados Unidos, en lugar de conglomerarse en Las Vegas, Nevada. Esto fue el resultado de la posguerra y el fin de la prohibición. Después de la Segunda Guerra Mundial, el optimismo estadounidense y el dinero de gasto estaban en un máximo histórico, mientras que los miembros de la mafia utilizaron sus fondos para expandirse en casinos y salas de juego de azar. Esta expansión incluyó reservas de nativos americanos, utilizando salas de bingo para recaudar dinero para sus escuelas locales y otras operaciones tribales.


Sin embargo, los gobiernos estatales se han opuesto a que se permita a las reservas realizar servicios de juegos de azar. Un ejemplo es la histórica sentencia de la Corte Suprema de los Estados Unidos en California v. Cabazon Band of Mission Indians en 1987. Esta decisión determinó que las actividades de juego realizadas en tierras tribales no estaban dentro de la jurisdicción legal del estado, dando a las reservas el derecho a usar sus salas de juego como mejor les pareciera.


Hoy en día, el juego todavía se ve a menudo en una luz negativa. El juego problemático, como cualquier otro comportamiento adictivo, a menudo se ve como un fracaso personal o debilidad. En los Estados Unidos, el éxito y el valor personales están a menudo estrechamente ligados a la riqueza o a lo bien que una persona está con dinero. Esto hace que los trastornos del juego sean un objetivo particular para el estigma en una sociedad capitalista.


Aunque el juego se ha convertido en una parte normalizada de la cultura estadounidense (incluyendo mini-casinos, juegos de lotería, recaudaciones de fondos de la comunidad, fútbol de fantasía, etc.) las personas que experimentan juegos de azar problemáticos son a menudo estigmatizadas por el público en general como egoístas, codiciosos, irresponsables e impulsivos. Estos conceptos erróneos negativos pueden provocar una variedad de daños, incluyendo la vergüenza que impide que las personas afectadas busquen ayuda.


La investigación indica que muchas personas que luchan con un problema de juego, apuestan por la satisfacción emocional, generalmente un fenómeno que se manifiesta en mujeres y personas mayores, una nueva observación que rompe muchas de las ideas preconcebidas de cómo es un jugador problemático (Griffiths, 2006). Además, el juego es a menudo un trastorno comórbido que suele acompañarse de una forma de consumo de sustancias u otros problemas de salud mental.


La buena noticia es que la ayuda para los comportamientos adictivos se ha vuelto más accesible en los últimos años. Las investigaciones muestran que la mayoría de los comportamientos adictivos, incluido el juego, pueden tratarse con éxito con una combinación de tratamientos terapéuticos y farmacéuticos. Nunca es demasiado temprano, o demasiado tarde, para pedir ayuda.


Bibliografía

"Gambling: What's at Stake?. Encyclopedia.com. 16 Oct. 2020. (2020, November 07). Retrieved November 09, 2020, from https://www.encyclopedia.com/reference/social-sciences-magazines/gambling-united-states-overview


Cormack, R. (2018, October 31). A Brief History of Gambling. Retrieved November 09, 2020, from https://medium.com/edgefund/a-brief-history-of-gambling-a7f46dbf4403


Jazaeri, S. A., & Habil, M. H. (2012). Reviewing Two Types of Addiction − Pathological Gambling and Substance Use. Indian Journal of Psychological Medicine, 34(1), 5-11. doi:10.4103/0253-7176.96147


Melinda. (n.d.). Gambling Addiction and Problem Gambling. Retrieved November 09, 2020, from https://www.helpguide.org/articles/addictions/gambling-addiction-and-problem-gambling.htm


Recursos

¿Busca ayuda con un problema de juego? Visita We Know the Feeling o llame al 1-800-GAMBLER.


Obtenga más información sobre los problemas de juego visitando Help Guide o EL grupo SMART Recovery de Kenneth Young Center.


Para obtener recursos de recuperación dirigidos a la comunidad de nativos americanos, visite White Bison: Wellbriety Resource Guide.

Leer más de nuestro equipo:

Problemas De Juego y Adicciones al Juego: Una Introducción


Palos Y Piedras….Una mirada a cómo el lenguaje puede cambiar el estigma


Caras de Recuperación: Afroamericanos y el Uso de Sustancias


Uso de sustancias, recuperación y la comunidad LGBTQ +

650 E. Algonquin Rd., Ste. 104
Schaumburg, IL 60173
(847) 496-5939
CPYD.coalition@gmail.com
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
KYC_logo_white_website.png

Funding provided to the Kenneth Young Center by the Substance Abuse and Mental Health Services Administration (SAMHSA), the Office of National Drug Control Policy (ONDCP), the Centers for Disease Control and Prevention (CDC), the Illinois Department of Human Services (IDHS), the Illinois Public Health Association, the Public Health Institute of Metropolitan Chicago, the Alliance to End Homelessness in Suburban Cook County, and Schaumburg Township.